24hs en Praga

5 am … no dormimos mucho, pero está bien, hay algo emocionante por delante. Las alarmas se apagan, luchamos por el baño para prepararnos, agarro nuestros pasaportes .. “¿necesitamos nuestros pasaportes ? … No sé pero llevalos de cualquier manera”, agarro nuestras valijas y nos apretamos en el pequeño ascensor. Dos viajes en metro y estamos en la estación, esperando. Medio dormidos, medio entusiasmados nos subimos al tren … 4 horas, varias pequeñas ciudades y muchos campos nevados más tarde, estamos en Praga.

24hs en Praga

Nuestra primera impresión fue que Praga no era una ciudad muy grande, así que se puede caminar prácticamente a cualquier lado. Viajamos en tren hasta la estación principal de Praga. Desde ahí, un metro fácilmente los llevará a la Plaza de la Ciudad Vieja. “Todo lo que tienen que ver” esta muy cerca en distancia y se puede recorrer a pie y si se pierden (y nosotros lo hicimos) casi cada calle conduce de vuelta a la plaza de la ciudad vieja. Por suerte para nosotros, nuestro apartamento también estaba bastante cerca de la plaza principal.

Medio Día 1 (Porque llegamos alrededor del mediodía, las 24 horas serán medio día y medio día).

Después de dejar nuestras valijas en el departamento, nos fuimos a la plaza de la ciudad vieja. Tuvimos la suerte de que los mercados de Navidad todavía estaban puestos, así que comimos rápidamente algunas salchichas y vino caliente mientras caminamos por la plaza.

  • Reloj Astronómico. A cada hora y dependiendo de la temporada, varias personas se apretaran uno frente al otro para ver y escuchar al reloj marcar una nueva hora. El reloj en sí es precioso, pero no perdería tiempo esperándolo, a menos que ya estén en la antigua plaza.
  • Trdelnik. Este increíble cilindro de canela se puede encontrar prácticamente en todas partes. Sólo busquen cualquier puesto mientras caminan y pidan un clásico de canela o si se sienten valientes, uno relleno de nutella, mientras siguen su camino al puente de Carlos.

  • Puente de Carlos. Si tienen tiempo, o llegan a Praga temprano, visitaría el puente bien temprano a la mañana o bien tarde por la noche. El famoso Puente de Praga puede estar inundado de turistas, artistas callejeros y grupos de viaje gritones, pero en cualquiera de esas horas se puede apreciar el paisaje de Praga, el castillo, y hasta pueden llegar a ver un amanecer o atardecer increíble.

  • Castillo de Praga. Ya que no tuvimos tiempo suficiente, decidimos no comprar tickets para las atracciones dentro del castillo, pero si decidimos pasear por adentro de el. Así que realmente depende de cual sea su plan. Pero si lo hacen, casi al final del recorrido se pueden encontrar algunas de las mejores vistas de la ciudad.

  • Absenta (Ajenjo). Después de la cena, Le Boyfriend, Le Hermana y yo fuimos a un pequeño bar de Absenta cerca de nuestro apartamento. Van encontrará montones de estos bares, pero a nosotros nos llamo la atención la Absintherie en la calle U Radnice. Se sabe hoy que esta bebida no causa alucinaciones, hablamos con nuestro camarero y compartimos dos versiones diferentes de esta bebida. Una donde un cubo de azúcar se prende fuego con el ajenjo y se sirve caliente, y la clásica versión fría que vienen con un gran recipiente que deja caer gotas agua en el cubo de azúcar para disolverlo.

Medio Día 2

  • Café y croissants. Decidimos pasar por la cafetería CoffeeLovers/Café Milani cerca de la plaza de la ciudad vieja para el desayuno y todos nosotros acordamos que fue uno de los mejores cafés que alguna vez probamos. Desde allí planeamos el resto de nuestro día.
  • Perdidos en la ciudad (Barrio Judío.) Decidimos tomar la mañana para ‘perdernos’ en la ciudad, caminamos por el Viejo Barrio Judío y alrededor de la Plaza de la Ciudad Vieja de nuevo, entrando en un par de iglesias y por unos pasillos repletos de locales chiquitos que vendían souvenirs, chocolates y dulces.

  • Gulash y sopa de papa. La República Checa es conocida por estos platos calurosos y especialmente en invierno son un salvavidas. La mayoría de las sopas de papa se sirven dentro de un pan de masa fermentada con zanahorias y algunas veces hongos. Definitivamente levanta los ánimos después de un día de caminata.

Una hora antes de coger nuestro próximo tren nos detuvimos otra vez en el Café Milani y decidimos comprar algunos sándwiches para llevar con nosotros en el tren. Recogimos nuestras maletas del apartamento y tomamos el siguiente metro de regreso a la estación principal de tren de Praga.

J –

Written by julesinabox