12 horas en Bruselas

Hace un par de días, me puse a escribir este post y termine escribiendo un posteo completamente diferente sobre la manera me gusta viajar. (Se puede leer aquí) Dado que claramente ya me saque todo lo que quería decir de mi pecho… hablemos de Bruselas!

_DSC0791

Le novio y yo conseguimos dos pasajes de avión a Bruselas por menos de 10$ cada uno, y siendo tan barato decidimos que tenía más sentido volar temprano a la mañana y volar de regreso a Berlín por la noche. Lo que significaba 3 horas de sueño y llegar Bruselas demasiado temprano.

_DSC0773

_DSC0775

Como dije en el post anterior, no solemos seguir mapas y nos gusta simplemente caminar, por lo que después de bajar en la estación de tren Bruxelle Central, caminamos hasta encontrar un café abierto. No sé si fue porque era temprano o porque era sábado, pero las calles se veía como una escena de una película post-apocalíptica, absolutamente vacía, en silencio y apenas iluminada.

_DSC0786

Después de caminar un rato y rogarle a las nubes que se vayan y nos dieran un día soleado, encontramos JATs, una cafetería moderna super cerca del palacio de Bruselas. Pedimos dos deliciosos bagels, algunos cafés y nos relajamos mientras la ciudad despertaba.

_DSC0778

No hay nada como una deliciosa comida para reponer fuerzas, y mientras bajábamos, hacia el Grand Place Le novio tuvo que básicamente despegarme de cada vidriera de chocolateros, tiendas de macarrón y antigüedades.

WP_20160806_10_30_57_Rich

WP_20160806_10_56_45_Rich

Tomamos el café número dos en el Grand Place, el cual tuvimos todo para nosotros, ya que era tan temprano, nos enteramos allí que la semana que le seguía la plaza iba a estar cubierta por una gran alfombra hecha con de flores y logramos ver algunas de las flores que iban a formar parte de ella, así como un par de bodas en el ayuntamiento. (Nunca he visto tantas novias y novios tan lindos)

_DSC0798

Siendo que me gustan tanto los dulces, no pude evitar y parar en cada tienda de dulces y chocolateros, sabía que Bélgica era conocida por su chocolate, pero si mezclas deliciosos dulces con gran diseño de tiendas me compraste. Caminamos a través de las galerías Saint Hubert y por la calle Rue des Bouchers, que está llena de luces y música y numerosos restaurantes. (Pro consejo: Dada su popularidad,  a veces se siente como una trampa para turistas, con menús caros y la gente gritándote para que entres en su local, decidimos almorzar en otro lugar, pero es posible ir allí en un momento más tranquilo y pasar un gran momento)

WP_20160806_10_31_11_Rich

Sólo habíamos dormido 2 horas, por lo que llegó un momento en que el cansancio nos gano, y por suerte Bruselas nos había bendecido con el mejor sábado soleado, por lo que compramos dos tickets de metro y nos dirigimos al Parque del Cincuentenario, un hermoso parque estilo siglo 19, con jardines de flores, fuentes y museos de arte y armas. Al parecer, viajamos a Bruselas justo a tiempo para un festival de música, así que después de cruzarnos con unos músicos de Bolivia, nos encontramos en una gran fiesta Colombiana, con música en vivo, comidas tradicionales y uno o dos invitados ‘bastante borrachos’.

_DSC0802

_DSC0800

Con un poco de música latina de fondo, nos pusimos nuestras gafas de sol, nos acostamos sobre el pasto y tomamos una pequeña siesta al aire libre para recuperar energía. Un par de horas más tarde y unas extrañas discusiones sobre pokemon go y emprendimos nuestro camino de regreso a la estación Bruxelle Central a través del Barrio Europeo.

WP_20160806_17_25_40_Pro

Hubo un par de cosas que queríamos hacer, pero o bien no tuvimos tiempo o el cansancio nos gano. Pero si estos vuelos de bajo costo continúan, estoy convencida que visitaremos Bruxelle otra vez.

Written by julesinabox