How living abroad changed me

berry-break-16-29

Few weeks ago I went back to Argentina after almost two year of living in New Zealand, nothing can and nothing will prepare you for the things that happens when you live abroad and when you come back (for good or just visiting)

Some will go to find themselves, other just for fun, other might not even know why they are going at all, but one thing is certain, once you set foot on that plane you will undoubtedly fall in a category you might not even know it exists an expat

I’m pretty sure other expats will share this feelings with me, others won’t, but I’d like to share with you how living abroad change me.

You grown up….fast
For those who are young…and the rest of us, when you travel abroad you realize you don’t have “your parents” to rely on anymore, you suddenly become “an adult” you now need to know how to deal with immigrations, how to do taxes, you realize you have to find a place to live an even how to work a washing machine.

You see the world with emerald glasses
Suddenly everything becomes wonderful and new, you will fill up with experiences, places, smells, foods. You realize you are lacking words to describe what you experienced and feel and the only way to describe it will be by a series of weird faces and hand gestures. You will be desperate to tell everyone everything that happened but restrain yourself not to sound conceited, but deep down you know how much you’ve changed from it.

Nonetheless everything remains the same
This is one of the hard ones, because even when you feel your life goes at a hundred miles per hour and you feel you’ve experienced 3 lifetimes in 4 months, when you go back everything remains the same. People continued their routines without you and keep working their days off as they were before.

You stop speaking “your language”
More than once you’ll catch me saying “I can’t speak english…and I can’t speak spanish anymore!” You realize your way of speaking will merge into mixed languages, half your phrases will have random words in other languages or there will be things that you will only be able to say in a certain language (because you forgot how to say it in the other one)

You learn how to be alone
When you live abroad you will spend more time alone and you’ll learn how to enjoy those quiet moments on your own. Also time zones can make it hard to get hold of your friends and family, so when there is no one there you learn how to deal with things yourself, and goodbye won’t be so hard to say.

You’ll be homesick when you least expect it
I don’t know how our brain works, or why like that for that matter, but you might be at work, or having drinks on a Saturday night and suddenly a memory of something or someone from your home country will hit you and you’ll suddenly become the most nostalgic human being in the world.

You will never want to stop
You don’t know if you want to stay there forever but now that you know what it is to leave far away on your own, you will never want to stop and you’ll daydream about your next destination.

Please let me know what you think and if you have any tips for fellow expats. Until next time. Jules.-

[Spanish Version]
Hace unas semanas volví a Argentina después de casi dos años de estar en Nueva Zelanda, y nada puede y nada te preparará para las cosas que pasan cuando vivis en el extranjero y lo que pasa cuando volver (para siempre o simplemente de visita)

Algunos se van para encontrarse a sí mismos, otros sólo por diversión, otros ni siquiera saben por qué se van, pero una cosa es cierta, una vez que pones un pie en el avión, sin duda caes en una categoría que tal vez ni siquiera sabes que existe “un expatriado”

Estoy segura de que otros expats conocerán estos sentimientos, otros no, pero me gustaría compartir con ustedes cómo vivir en el extranjero me cambio.

Creces…..rapido
Para aquellos que son jóvenes … y el resto de nosotros, cuando viajas al extranjero te das cuenta que ya no tenes mas a “tus padres” para que hagan todo por vos, de repente te toca convertirte en “un adulto” y aprender a lidiar con inmigraciones, cómo pagar impuestos, te das cuenta que tenes que encontrar un lugar para vivir y hasta cómo funciona un lavaropa.

Empezas a ver el mundo con lentes de color esmeralda
De repente, todo se vuelve nuevo y maravilloso, te llenas de experiencias, lugares, olores, comidas. Te das cuenta de que te faltan las palabras para describir lo que experimentaste y los que sentís y la única manera de hacerlo es por medio de una serie de caras extrañas y gestos con las manos. Te desesperas por contarles a todos tus aventuras, pero evitas hacerlo para no sonar pretencioso, pero en el fondo sabes lo mucho que todo te cambio.

Sin embargo todo sigue igual
Para mi esto fue lo más duro, porque incluso cuando sentis que tu vida va a cien kilómetros por hora y sentis que experimentaste 3 vidas en 4 meses, cuando vuelvas todo sigue igual. La gente sigue con sus rutinas y sigue manejando sus dia a dia de la misma manera que antes.

Dejas de hablar “tu lengua materna”
Más de una vez me van a enganchar diciendo “Ya no puedo hablar Inglés … y tampoco puedo hablar más español!” Te das cuenta de que tu forma de hablar se va transformando en una mezcla de idiomas, la mitad de tus frases tendrán palabras al azar en otro idiomas o habrá cosas que sólo vas a ser capaz de decir en un determinado idioma (porque se te olvidó cómo decirlo en el otro)

Uno aprende a estar solo
Cuando vivís en el extranjero indudablemente vas a pasar más tiempo solo y aprendes a disfrutar de esos momentos de silencio con uno mismo. Más allá de la simplicidad que ofrece la tecnología en estos tiempos, los cambios horarios hacen que a veces sea difícil conectarse con amigos y familiares, así que cuando no hay nadie cerca, uno aprender a lidiar con las cosas por si mismo.

Los momentos de nostalgia aparecen cuando menos te lo esperas
No sé cómo funciona nuestro cerebro, o por qué lo hace de esa manera, pero podes estar en el trabajo o estar tomando algo un sábado a la noche y de repente un recuerdo de algo o alguien de tu país aparece de golpe y de repente te convertis en el ser humano más melancólico del mundo.

Nunca vas a querer parar
No sabes si vas a quedarte ahí para siempre, pero ya que sabes lo que es dejar todo y viajar lejos por tu cuenta, nunca vas a querer parar y varias veces te enganchas soñando despierto sobre tu próximo destino.

Cuentenme que les parece o sus experiencias y compartan si tiene algún consejo para otros expatriados. Hasta la proxima. Jules.-

Written by julesinabox